Rociadores automáticos: tipos y mantenimiento

 En Protección pasiva de incendios

En la protección contra incendios, los rociadores automáticos de agua o sprinklers son un elemento esencial. Estos dispositivos están diseñados para que se activen cuando se alcanza determinada temperatura. Llegada esta, descargan el agua necesaria, reaccionando así a las llamas. La instalación de estos elementos en los edificios es la mejor opción para protegerlos porque están pensados para actuar en la primera etapa del incendio. Ya te hemos contado anteriormente que la actuación en este momento reduce el daño en la infraestructura o pertenencias donde se ha destacado el incendio. A continuación te contamos todo lo que debes conocer sobre ellos.

¿Qué son los rociadores automáticos?

Son parte de un sistema empleado para la extinción de incendios, los rociadores son parte integrante de una instalación que tiene como base una reserva de agua para suministro y una red de tuberías. Estos son los elementos terminales de esta red de suministro del agua.

Funcionamiento

Se activan cuando detectan que se alcanza la temperatura que se ha establecido previamente. Ante este aumento del nivel térmico se abren de forma automática para dejar salir el agua.

Tipos

Puedes encontrar distintos tipos y formas, atendiendo a dos aspectos importantes:

  • Las necesidades del diseño de la protección contra incendios.
  • Los tiempos de respuesta.

Rociadores de sistema de tubería húmeda

Estos están conectados a un sistema de tuberías con agua, de forma que cuando se activa alguno, descargan el agua inmediatamente.

Rociadores de sistema de tubería seca

Se encuentran conectados a tuberías en cuyo interior hay aire o gas a presión. Cuando se activa cualquiera de estos, se produce la liberación del gas. Esto provoca que se abra la válvula y así esta fluye por la tubería. Para que funcione de forma correcta es necesaria la instalación de un suministro permanente de aire o gas inerte para mantener la presión.

Rociadores de sistema de diluvio

Este sistema se conforma por rociadores abiertos que están conectados a tuberías que a su vez se encuentran conectadas al abastecimiento de agua a través de una válvula. Esta se abre de forma automática cuando lo hace el sistema de detección de los propios rociadores. Así se produce de manera simultánea la apertura de la válvula y la descarga del agua.

Rociadores de sistemas de acción previa

Este sistema de rociadores está conectado a otro de tuberías de aire. Se pone en funcionamiento con un sistema de detección suplementaria instalado en el mismo lugar los propios rociadores.

Mantenimiento

Según el Reglamento de Protección Contra Incendios, además de las revisiones que son obligatorias cada trimestre, semestre o, las que se llevan a cabo de forma anual, según la normativa, debe realizarse unas rutinas necesarias para el correcto funicomantip de estos sistemas, así:

  • Cada 10 años:

Se debe limpiar la reserva de agua e inspeccionar los depósitos donde se almacena esta.

  • Cada 25 años

Pasado este tiempo desde la instalación, se debe limpiar a fondo los depósitos. Además, se deberán probar hidrostáticamente a una presión igual a la presión estática máxima o 12 bar, la que sea mayor. También se debe llevar a cabo una inspección interna y externa al menos dos secciones de 1 metro de ramal de cada diámetro y por cada 100 rociadores.

En caso de sistema de tubería mojada hay que comprobar una instalación por edificio y, un 10% si hubiera más puestos de control. En el supuesto de ser tubería seca el 100%, comprobar su temperatura, temperatura de funcionamiento, variación del factor K, obstáculos de pulverización, orificio y sensibilidad térmica en Nro. de rociadores en función de los instalados:

  • <5.000 Inspeccionar 20 rociadores.
  • <10.000 Inspeccionar 40 rociadores.
  • <20.000 Inspeccionar 60 rociadores.
  • <30.000 Inspeccionar 80 rociadores.
  • <40.000 Inspeccionar 100 rociadores.

No nos cansamos de repetirlo, los incendios se combaten antes de que se produzcan con una buena instalación de prevención. Vive tranquilo y seguro, instalando los sistemas contra incendios que te recomiendan los especialistas del sector.